Reunión científica para jóvenes estudiantes en Extremadura

 

Desde 1997, un grupo entusiasta de profesores (que comenzó como Grupo de Innovación Educativa Iniciación al Trabajo Científico en Enseñanzas Medias y hoy se denomina Investigación en Secundaria) viene desarrollando en la Comunidad de Extremadura una reunión anual, donde equipos de 1 a varios alumnos de centros de Enseñanza Secundaria, exponen sus pequeños o grandes trabajos de investigación. Durante estos años han participado miles de estudiantes de decenas de institutos y colegios procedentes de numerosas provincias españolas, así como de otros países de Europa y América Latina.

 

La organización y desarrollo de esta Reunión Científica sigue unos pasos determinados que se repiten cada curso. Así, el trabajo comienza en cada centro como una tarea programada que incluye el desarrollo de un trabajo experimental y la redacción del informe científico, es el profesor responsable de cada grupo el que organiza su trabajo y comunica a la organización la composición de los grupos de alumnos y los títulos de los trabajos de cada uno, estos datos son considerados como preinscripción y normalmente deben remitirse antes de noviembre.

 

Es más adelante, hacia mediados de febrero, cuando el responsable de cada centro envía al coordinador los títulos, autores y resúmenes definitivos de los trabajos que van a presentar los alumnos de su colegio o instituto (inscripción definitiva). El coordinador se encarga de darle una forma común a los resúmenes recibidos para poderlos presentar en forma de cuaderno que servirá de guión el día de la Reunión Científica a los profesores y alumnos que asistan a la misma.

 

La coordinación únicamente resuelve las dudas que se plantean o corrige aspectos generales o concretos que no se ajusten a las normas admitidas inicialmente por todos. Llegar a la fecha fijada para la reunión, sincronizadamente es difícil y exige reuniones previas del profesorado y un gran esfuerzo de coordinación. La capacidad y buena disposición de los profesores que participan cada año ha permitido realizarlas siempre de forma muy satisfactoria.

 

Las reuniones que, desde 1997, han tenido lugar, han seguido apretados programas. Éstos normalmente han incluido una conferencia inaugural, una primera sesión de ponencias orales con su debate, un amplio periodo para la exposición y defensa de los paneles, una segunda sesión de ponencias orales y el acto de clausura y entrega de certificados. En algunas ediciones ha existido también una conferencia de clausura, así como exposiciones de carácter científico paralelas.

 

Las cuatro primeras ediciones tuvieron lugar en el I.E.S. Universidad Laboral de Cáceres y el desarrollo del programa ocupó una jornada. Desde la quinta edición el programa cubría dos días. En esta quinta edición, la jornada principal tuvo lugar en Logrosán (Cáceres), con la colaboración y apoyo decidido del I.E.S. Mario Roso de Luna y del Excmo. Ayuntamiento. La edición de 2002 se desarrolló en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres contando con el apoyo del CPR de Cáceres y de la Excma. Diputación Provincial.

 

Desde entonces, no se ha vuelto a repetir la sede, salvo en 2006, en Cáceres, para conmemorar el 10Âo aniversario, y han colaborado activamente tanto los Centros donde se realizó la reunión, como ayuntamientos, Diputaciones, Junta de Extremadura, cajas de ahorra, los CPRs, etc. La VII Reunión (2003) tuvo lugar en Alcántara, en el I.E.S. San Pedro de Alcántara, alcanzando un récord de trabajos, centros y localidades participantes, comunidades autónomas y profesorado, récord que se volvió a batir en las dos siguientes reuniones (Villanueva de la Serena, 2004; y Trujillo, 2005). Por último, la VIII Reunión (Villanueva de la Serena, 2004) supuso, además, otro hito: fue la primera vez que se celebraba en la provincia de Badajoz, con más de 400 alumnos y más de 100 trabajos de investigación.

 

Desde entonces ha habido reuniones en San Vicente de Alcántara, Don Benito, Tiétar, Montánchez,...

 

El planteamiento de futuro busca una itinerancia por Extremadura, que nos haga sentir a todos más corresponsables y partícipes, lo que reforzará mucho esta reunión y le permitirán seguir ocupando el lugar destacado que hoy ya ocupa en el panorama de las reuniones científicas que, para jóvenes investigadores, se celebran en España.

 

Para el buen desarrollo del propio día del congreso científico, un grupo de alumnos mayores (normalmente alumnos del Centro que organiza la Reunión), dirigido por un profesor, se responsabiliza de las tareas de organización del día en que tiene lugar la Reunión Científica, actuando como una â?oEmpresa Organizadora de Congresosâ?. Se encargan de tareas de Secretaría, de Azafatas de Congresos y Servicio de Orden.

 

Con anterioridad se han preparado sencillos programas, pegatinas, pines conmemorativos y tarjetas identificativas, que ese día se distribuyen entre los asistentes.

 

Hasta ahora se han conseguido conferenciantes muy prestigiosos a través de un â?oabusoâ? de confianza y amistad personal. Han aceptado trasladarse hasta la localidad correspondiente por su cuenta y hasta alojarse en las casas particulares de los profesores anfitriones. La aceptación de estas condiciones denota en estos profesores universitarios e investigadores, una extraordinaria preocupación por la formación de los jóvenes y un notable altruismo.

 

Todos los equipos de jóvenes científicos presentan en forma de póster o panel su trabajo de investigación. Durante el periodo dedicado a la visita de estos paneles, cada grupo defiende, a pie de panel ante sus colegas investigadores, el objeto de su trabajo, los resultados obtenidos y la justificación de los mismos.

 

Alrededor de una docena de trabajos son expuestos también como ponencia oral; estos alumnos realizan un esfuerzo extra, pero lo ven compensado al ser la representación de su instituto, lo que fomenta su autoestima. Dado que, generalmente, la experiencia del alumnado en este tipo de encuentros es nula, se les proporciona a todos los participantes un cuaderno de trabajo que incluye actividades y anotaciones ineludibles a lo largo de la jornada, con esta ayuda se evita la formación de grupos ociosos y, de forma emparejada, permite un mayor aprovechamiento de los alumnos más interesados.

 

Todos los años han colaborado de forma entusiasta otros miembros de la comunidad educativa, destacando el apoyo de muchos profesores, que han ayudado y colaborado en aspectos sumamente variados.

 

La Reunión Científica no sólo justifica el trabajo de buena parte del año, sino que a la vez permite a alumnos de diferentes cursos, diferentes centros de enseñanza y diferentes localidades, el intercambio de experiencias, la valoración del trabajo de los demás, la capacidad crítica y la aceptación de la misma.

 

Las reuniones realizadas hasta la fecha han tenido una notable repercusión en la prensa y radio local, e incluso en la televisión regional. Este es un aspecto que agrada mucho al alumnado participante y a sus familiares, pues potencia aún más sus valores de autoestima, uno de los objetivos de esta experiencia.

 

Al concluir la jornada dedicada a la Reunión Científica, los distintos equipos de trabajo no retiran sus paneles expuestos. Estos paneles compondrán una exposición itinerante, CIENCIA EN RUTA, con evidente aprovechamiento didáctico y formativo, que recorre, según un calendario e itinerario elaborado por la organización, la mayoría de los centros participantes. Cada centro se compromete a recoger los paneles en el centro anterior y a tenerlos preparados para su entrega el día fijado. Normalmente los centros o departamentos científicos de los mismos, organizan actividades en torno a esta exposición que siempre es visitada por muchos grupos de alumnos guiados por sus profesores así como por padres de alumnos o asociaciones culturales locales. Esta última actividad ligada a la Reunión Científica resulta muy gratificante para los centros que participan y anima a los profesores responsables a seguir dedicando este esfuerzo extra en la formación de sus alumnos.

 

Finalmente los paneles se desmontan, se recuperan para la siguiente edición los cartones pluma, los acetatos, las pinzas y los ganchos, y se devuelven a los centros de origen las cartulinas preparadas por los diferentes equipos de alumnos. En algunos casos los centros reutilizan algunos, exponiéndolos en sus laboratorios o pasillos de forma permanente, para que sirvan como ejemplo a futuros participantes.

 

La propia Reunión Científica tiene también otra función más alejada en el tiempo. Sirve como lugar de encuentro de profesores interesados en esta forma de trabajo sirviendo de ejemplo organizativo y como foro para dar a conocer otras iniciativas comparables. Así en ella han sido presentadas las actividades de la asociación juvenil de carácter nacional INICE, así como el Certamen de Jóvenes Investigadores por parte del Instituto de la Juventud (en 2000, cuatro equipos participantes en nuestra reunión resultaron seleccionados y uno, finalmente, premiado en el certamen de Málaga). Nuestro modelo ha servido como base en la organización de Exporecerca Jove en Barcelona y de las Jornadas Nacionales de Investigación en Psicología para alumnos de Enseñanzas no Universitarias de Santander que ya llevan numerosas ediciones (con ambas actividades mantenemos un acuerdo de intercambio). La importancia de esta actividad ha sido reconocida con la concesión del Primer Premio "Giner de los Ríos" en su edición de 1999. Su coordinador ha sido invitado a varios foros entre los que destaca su participación como ponente en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander en agosto de 2000. La aparición de artículos referentes a la Reunión Científica y a la revista MERIDIES en revistas de difusión internacional ha permitido que también se hayan interesado profesores de otros países europeos y suramericanos.

 

La complejidad en la organización, que la propia dinámica de esta actividad acrecienta cada año, exige no sólo un mayor número de profesores implicados (hoy día ya organizados en una asociación de profesores de carácter nacional), sino también una mayor disponibilidad de recursos. Estos recursos no sólo son económicos sino también de infraestructuras y apoyos decididos de la administración pública y de instituciones privadas.

 

Webmaster: E. F. Vicioso

efvicioso@yahoo.es